Si ellos supieran…

Los veo llegar. Unos llegan apresurados, otros justo segundos antes de comenzar el show. Muchos

cogidos de la mano, otros buscando cobijarse en el humor. Se sientan, comentan, cuchichean. Percibo nervios, expectativa, ilusión. Algunos ya rien antes de comenzar. Otros aún tienen la mente en otro lugar, y su sonrisa viene de camino. Se nota. Se palpa. Se siente. Miradas furtivas, miradas pizpiretas, miradas de complicidad. Miradas de “Noche de Reyes Magos”, miradas de cumpleaños sorpresa, miradas de cena romántica improvisada. Vidas distintas unidas en un mismo lugar, en el mismo momento, con un mismo fín: reír. Se nota. Se palpa. Se siente. Aparcan sus vidas y te regalan su tiempo. Si ellos supieran que regalan mucho más que eso. Que me regalan mucho más que eso.Entregan alma, energía, corazón. Ofrecen cariño, respeto, admiración. Brindan risa, llanto, emoción. Generan buena vibra, “good feeling”,una especial conexión.Se nota. Se palpa. Se siente. La gente agradece tu entrega al finalizar. Pero no saben que soy yo quién está siempre en deuda eterna con ellos. Y digo eterna porque con cada sonrisa de las suyas, con cada mirada de cariño, con cada risa espontánea, mi vida se alarga unos segundos. Si ell@s supieran lo felíz que me hacen, entenderían lo afortunado que me siento.